Nueva Ley del Voluntariado 45/2015 de 14 de octubre

¿Cómo afecta al personal del Sistema Nacional de Salud en emergencias humanitarias?

La nueva Ley de Voluntariado recoge las propuestas de la Fundación y de Médicos Sin Fronteras para el trabajo de los profesionales sanitarios en emergencias

Los profesionales que prestan servicio en los centros e instituciones del Sistema Nacional de Salud podrán disfrutar de un permiso para participar en actividades de cooperación en emergencias humanitarias, manteniendo la reserva de la plaza y se le considerará en situación de servicio activo, según reconoce la Ley del Voluntariado aprobada por el Congreso

Se trata de una de las más importantes reivindicaciones del colectivo de cooperantes y organizaciones médico humanitarias en las que ha trabajado especialmente la Fundación de Colegios de Médicos para la Cooperación Internacional (FCOMCI) de la Organización Médica Colegial (OMC) y la ONG Médicos Sin Fronteras.

Ambas organizaciones, en base al acuerdo que firmaron a primeros de años para trabajar conjuntamente a favor de la homogeneización de la normativa aplicable al personal laboral y estatutario de los servicios públicos de salud en su desempeño como cooperantes, solicitaron en el Congreso  y en el Senado la revisión de esta normativa, en defensa de un marco normativo homogéneo y de aplicación en todo el ámbito estatal que garantizase los derechos laborales de este colectivo.

Ahora, su contribución para poner en valor el trabajo de los profesionales sanitarios en labores de cooperación y dar una mayor agilidad para responder a las emergencias humanitarias, se ha visto reflejado en la nueva Ley que recoge el reconocimiento de la labor del cooperante sanitario, además de a efectos de permisos, de cómputo del periodo de trabajo como cooperante en lo referente a la carrera profesional, así como la valoración como méritos, como servicios prestados a la Administración de la que dependan y en procesos selectivos de provisión de plazas.

Además, con esta nueva Ley, se evita cualquier tipo de sanción por no atender a las ofertas cuando se produzcan durante su trabajo de cooperación en emergencias humanitarias. Ahora, las Comunidades autónomas deberán regular las condiciones y el procedimiento para estas situaciones, tanto para el personal estatutario como para los que trabajen en régimen laboral o funcionario de carrera.

Todo ello queda recogido en artículo 24 de la nueva Ley del Voluntariado, referente a la Acreditación y reconocimiento de las actuaciones de voluntariado, en la Disposición adicional tercera que establece como es la Participación del personal del Sistema  Nacional de Salud en emergencias humanitarias.

Texto completo de dicha disposición:

1. Podrá autorizarse la actividad de cooperación en emergencias humanitarias, conforme al concepto contenido en el apartado 3, bajo los parámetros del régimen de voluntariado en las acciones o proyectos que se promuevan, tanto por Organizaciones no Gubernamentales calificadas por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) u Organismos Internacionales, siempre que se encuentren avalados por la AECID.

2. El personal que presta servicios en los Centros e Instituciones del Sistema Nacional de Salud podrá disfrutar de un permiso para participar en emergencias humanitarias. Este permiso tendrá la condición de no retribuido o retribuido parcialmente, tal y como se encuentra actualmente regulado para el personal  estatutario de los servicios de salud, por el artículo 61.4 de la Ley 55/2003, de 16 de diciembre, del Estatuto Marco de los servicios de salud. Esta configuración del permiso es compatible con el carácter habitualmente profesional y remunerado de la actividad de cooperación en emergencias humanitarias, conforme a las condiciones establecidas en el Real Decreto 519/2006, de 28 de abril, por el que se establece el Estatuto de los Cooperantes. El profesional durante la vigencia del permiso mantendrá la reserva de la plaza y se le considerará en situación de servicio activo.

El personal estatutario y el personal funcionario de carrera tendrán derecho, durante la vigencia del permiso, al cómputo de este periodo a efectos de trienios. El personal estatutario también tendrá, además, derecho a su cómputo a efectos de carrera profesional.

La duración ordinaria del permiso será de tres meses. Este permiso se podrá prorrogar, con carácter extraordinario, hasta un máximo de seis meses, de duración total, de detectarse tal circunstancia, en función de las necesidades que se aprecien para prolongar la presencia de los profesionales en misiones humanitarias de emergencia a cargo de organizaciones humanitarias especializadas avaladas por la Agencia española de cooperación internacional para el desarrollo (AECID). Este permiso, el que se conceda de forma extraordinaria, tendrá en todo caso, el carácter de no retribuido.

3. A los efectos de esta ley se entenderá por «emergencia humanitaria», la definición establecida por la Organización de Naciones Unidas, a través de su Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios del Secretariado General y del Comité Internacional de Cruz Roja. Tendrán la misma consideración, las denominadas emergencias sobrevenidas, o las crisis humanitarias prolongadas en el tiempo que deberán comunicarse conjuntamente por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo y el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. El programa de cooperación deberá estar liderado, bien por una Organización no Gubernamental calificada por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo y avalada oficialmente por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad o por una Organización Internacional, en los términos que en cada caso indique el Ministerio de  Asuntos Exteriores y de Cooperación, a través de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo.

4. Conforme a lo ya establecido por el apartado g) del artículo 10.1 del Real Decreto 519/2006, de 28 de abril, el tiempo de trabajo realizado durante el permiso para participar en proyectos de Cooperación Española en emergencias humanitarias será objeto de valoración como mérito, como servicios prestados a la Administración de la que dependan, tanto en los procesos selectivos para acceder a la condición de personal estatutario fijo, como en los procesos de provisión de plazas de personal estatutario, fijo y temporal, es decir, en aquellos de: selección, promoción interna, concurso, libre designación y movilidad.

El permiso al personal estatutario temporal estará condicionado a la vigencia de la plaza que ocupe el profesional y, en caso de extinción del nombramiento, supondrá la rescisión del permiso. Las comunidades autónomas revisarán sus normas o acuerdos de selección de personal temporal, a fin de evitar cualquier tipo de sanción por no atender la oferta que se les dirija, desde la bolsa de empleo temporal de su categoría, cuando esta se produzca en su ausencia, por encontrarse disfrutando de este permiso por cooperación en emergencias humanitarias.

5. Las comunidades autónomas regularán las condiciones y el procedimiento para la concesión del permiso para participar en emergencias humanitarias al personal estatutario, de acuerdo con lo previsto en el artículo 61.4 de la Ley 55/2003, de 16 de diciembre, del Estatuto Marco del personal estatutario de los servicios de salud, o al personal funcionario dependiente de su servicio de salud, tanto en su plazo ordinario, como en el extraordinario. En la medida de lo posible se otorgará dicho permiso mediante el trámite de urgencia.

También se regulará por las Administraciones autonómicas, en su caso, el reconocimiento de similares derechos y garantías, para los profesionales de instituciones sanitarias, cuyo régimen de vinculación sea, tanto el laboral, como el del funcionario de carrera.

Acceder texto completo de la Ley aquí