MSF y OMC piden alzar la voz para denunciar los ataques contra los sanitarios y pacientes en Siria

La Organización Médica Colegial (OMC) a través de su Fundación para la Cooperación Internacional; y la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF), ante la falta de actuación de los organismos internacionales, han hecho un llamamiento a la población para que alcen la voz y se sumen a denunciar ante los Gobiernos y fuerzas políticas los ataques contra los civiles, personal sanitario, pacientes, hospitales o ambulancias en contextos de conflicto armado y situaciones de extremada violencia y se respete la vida de las personas y la dignidad del ser humano cuando está herido o enfermo. “No podemos cambiar la situación, pero si denunciarla y hacer que se sepa”, así lo pusieron sobre la mesa durante la jornada “Ataques a la misión médica”, organizada por MSF en la Casa Encendida

 

 medicosypacientes.com/ S.G,


En un mundo donde los hospitales son considerados un objetivo de guerra y deben permanecer ocultos bajo tierra, miles de personas son privadas de atención médica y quienes atienden a los heridos son detenidos, ejecutados o secuestrados ambos organismos han hecho esta llamada en una mesa redonda moderada por el presidente de la Organización Médica Colegial (OMC) y de su Fundación para la Cooperación Internacional (FCOMCI), el Dr. Juan José Rodríguez Sendín, y que ha contado con las intervenciones de profesionales sanitarios de zonas en conflicto como Muskilda Zancada, ex jefa de Misión en Siria, MSF España; Carlos Francisco, jefe de Misión en Siria, MSF España (conexión en directo);  y César Pérez Herrero, gestor de actividades médicas en Tierra Caliente (México), MSF España, quienes intervendrán en calidad de ponentes.
 
El Dr. Rodríguez Sendín inició el debate haciendo una crítica a los ataques actuales y cada vez más frecuentes que sufre la asistencia médica en los países en conflicto. 
 
Concretamente, según se expuso en el vídeo "Not a Target", durante 2015, 106 bombardeos aéreos y ataques golpearon 75 hospitales manejados por MSF en Siria, Yemen, Afganistán, Ucrania y Sudán, de los cuales sólo 63 fueron en Siria, de MSF proyectado durante el acto.
 
“La peor enfermedad que hay en el mundo la causan quienes provocan sufrimiento a otros a cambio de dinero”, afirmó el presidente de la OMC quien agradeció el trabajo que realiza MSF para paliar esta situación. “Estoy muy orgulloso -dijo- de estar aquí y de poder contribuir con esta pequeña aportación”.
 
Como representante de la profesión médica el Dr. Rodríguez Sendín destacó el papel que tienen los sanitarios en denunciar estos ataques porque a su juicio “es cosa de todos, no solo de los que van a terreno”. Según explicó, esto no solo ocurre en países donde hay conflictos sino también en países de Sudamérica donde hay situaciones de extremada violencia.
 
Desde la OMC y su Fundación para la Cooperación Internacional (FCOMCI) llevan tiempo implicados denunciando ante organismos internacionales estos ataques, como en la Asociación Médica Mundial, donde se aprobó una moción de la OMC para una investigación independiente del hospital bombardeado en Kunduz.
 
“El mejor instrumento que tenemos es la palabra y nuestro trabajo como sanitarios, nuestra obligación es seguir denunciando. No podemos permitir que queden impunes los responsables de todas las barbaridades que están haciendo a los sanitarios en las zonas de conflicto y de violencia”, aseguró el Dr. Rodríguez Sendín, quien aludió que “no puede concebirse un mundo sin respetar la dignidad de un ser humano cuando está enfermo o cuando está herido. Es increíble e intolerable. Debemos defender las profesiones sanitarias porque es la manera que tenemos de defender a los pacientes”.
 
Pero no solo los sanitarios, para el Dr. Rodríguez Sendín también es importante sensibilizar a todas las personas. “La esperanza está en la gente que alza la voz para denunciar a los Gobiernos que no sigan permitiendo los ataques sanitarios”, aseguró el presidente de la OMC, quien mostró su desconfianza ante los mecanismos internacionales para resolver esta situación.  “No confío en la resolución del Consejo Seguridad de la ONU, donde los mismos países que aprueban y aplican las resoluciones están implicados en el conflicto, como EEUU o Rusia”, aclaró.
 
Sobre la actual situación que vive Siria, un país sumido en una guerra civil desde hace 5 años, habló Muskilda Zancada ex jefa de Misión en Siria por MSF. La experta aseguró que desde el origen de la guerra tanto MSF como otras organizaciones han intentado documentar los ataques contra las instalaciones médicas y personal sanitario, algo que, según dijo, ha aumentado sin precedentes en los últimos dos años.
 
“Esto está limitando el acceso a la salud más básico a unas personas que siguen atrapada en una guerra en la que no se respetan ni los hospitales", señaló Muskilda Zancada, quien contó desde su propia experiencia el altísimo sufrimiento humano que se está viviendo allí. “He visto con mis propios ojos el sufrimiento innecesario de mujeres, niños y ancianos, y también he visto como enfermeros y médicos arriesgan su vida a diario para seguir prestando asistencia sanitaria ante unas necesidades que cada vez aumentan más”, denunció.
Desde 2011, el inicio del conflicto, la población ha sido privada de una atención médica. Según contó la experta se debe a dos causas. En primer lugar a las torturas, acosos, secuestros y ejecuciones a los que son sometidos el personal sanitario. “Del total de 760 sanitarios que han muerto, desde que inició la guerra, más del 53 % han sido a causa de bombardeos”, subrayó. Por otro lado, se debe a los ataques diarios a hospitales, centros de salud o ambulancias. “Solo en julio de este año 43 ataques en Alepo a hospitales”.
 
En la misma línea que el Dr. Rodríguez Sendín, la cooperante apostó por seguir denunciado esta situación. “No hay que parar, hay que pedir que se paren los ataques a la misión médica, exigir que cesen los bombardeos a hospitales, garantizar el acceso a la salud; y a los médicos y enfermeros trabajar con la protección que ellos requieren”, reivindicó.
 
Concretamente de la situación de Alepo (Siria), una ciudad asediada sin electricidad y sin acceso a agua potable y casi ayuda humanitaria, habló Carlos Francisco, jefe de Misión en Siria. Explicó que los pocos hospitales que quedan en el este de Alepo están sobrepasados por el número de heridos y, además, se enfrentan a otro desafío: llegar a los heridos durante los bombardeos. “Solo 11 ambulancias trabajan para 250.000 personas”, señaló.
 
En esta zona, los hospitales no solo han sido golpeados al menos 23 veces desde que en julio comenzó el asedio de la ciudad, “sino que las ambulancias que transportan a los heridos también sufren los impactos de los ataques”, afirmó el experto.
 
“Es un recordatorio de cómo, en Siria, las reglas de la guerra se incumplen continuamente", subrayó Carlos Francisco quien añadió que “la población ha perdido la esperanza de ser atendida. No hay voluntad internacional de detener el conflicto".
 
Por ello, al igual que el resto de participantes expresó la convicción de que hay que exigir a los gobiernos que tienen que respetar la vida de los civiles. “Tenemos que denunciar que los hospitales no sean bombardeados para que puedan seguir salvando vidas y se permita el acceso a los médicos y al material sanitario en esta zona”, aseveró.
 
No solo los médicos son víctimas de bombardeos en Siria también ocurren detenciones al personal sanitario. Los asistentes a la mesa redonda pudieron conocer de primera mano la experiencia de un médico sirio en Alepo el Dr. Othman Alhaj que ha sido detenido tres veces y ha tenido que huir de Siria por el conflicto. “En Alepo muchos médicos son detenidos porque atender heridos rebeldes es considerado delito. Muchos de ellos mueren torturados”, cuenta el doctor quien lamenta la pérdida de compañeros suyos “que no salieron con vida de las detenciones”.
 
En Alepo los médicos son arrestados por dos causas, creencias políticas y por establecer un hospital de campo y ofrecer asistencia médica a manifestantes, según contó el Dr. Othman.
 
Asimismo, todos los hospitales han sufrido ataques, algunos de ellos han sido atacados hasta 6 veces y todos ellos están totalmente o parcialmente destruidos. Tal y como explicó el doctor, solo quedan 7 hospitales en Alepo que han sido reubicados en nuevos lugares, algunos bajo tierra. Además de los hospitales las ambulancias son continuamente atacadas. “Las ambulancias son blancos frecuentes, es preferible transportar heridos en vehículos sin identificar y sin luces por la noche para evitar ataques”, señaló.
 
Ante ello el Dr. Othman reivindicó que no se puede cambiar la situación, pero si denunciarla y hacer que se sepa. “Imaginen que el hijo de cualquiera de ustedes puede estar bajo los escombros de un hospital derruido”, concluyó.
El Dr. Cesar Pérez, médico de MSF finalizó la mesa redonda acercando la realidad en atención sanitaria en otros conflictos como el de México. “En México no caen bombas, pero en el camino para llevar atención sanitaria te encuentras con personal armado", señaló el doctor quién expuso la cifra de que 17.000 personas fueron asesinadas en México por narcotraficantes. 
 
“Muchas personas tienen dificultad de acceso a atención médica, los médicos en estos lugares se sienten intimidados, muchos de ellos son secuestrados o extorsionados”, aseguró el médico.
Al igual que el resto de participantes aseguró que hay que luchar, “no hay que seguir la norma de creer que esta guerra es aceptable”, concluyó.

Pie de foto1: De izda. a dcha.: Dr. César Pérez, Dr. Othman Alhaj, Dr. Juan José Rodríguez Sendín y Muskilda Zancada.