La OMS eleva a casi una veintena los muertos por el brote de ébola en la República del Congo

Al menos una veintena de personas han perdido la vida a consecuencia del último brote de ébola registrado en la provincia de Equateur de la República Democrática del Congo (RDC). Se sospecha que cerca de 40 personas han contraído el virus en esta zona remota a la que la OMS está enviando suministros y equipos para intentar frenar el brote. Asimismo, ha anunciado la autorización para una vacuna experimental para combatir el virus


Madrid medicosypacientes.com

La inmunización podría comenzar el lunes próximo, según anunció el titular de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus. El fármaco , que fue probada en Guinea en el 2015 al final de un gran brote de ébola en África Occidental, está diseñado para ser usada con el enfoque llamado "vacunación anillo", es decir que cuando se detecta un nuevo caso, "todas las personas que hayan estado en contacto reciente con el paciente deben ser localizadas y vacunadas para intentar prevenir el contagio", según el responsable de la OMS.
 
Hasta el momento, el actual brote, detectado por primera vez el pasado martes, 8 de mayo, en Ikoko Impenge, cerca de la localidad de Bikoro, no cumple los criterios para declararlo un "evento de salud pública de preocupación internacional", que incluye la formación de un comité de emergencia de la OMS. Actualmente, la máxima organización de salud considera "moderado" el riesgo de que la enfermedad se extienda.  Entre los afectados se encuentran tres trabajadores sanitarios, mientras las autoridades y expertos examinan a 393 personas por estar en contacto con los afectados.
 
Con este, ya son nueve los brotes de ébola registrados en República Democrática del Congo desde que se descubrió el virus precisamente en este país en 1976. La facilidad con la que se contagia la enfermedad la hace especialmente peligrosa, como quedó de manifiesto entre 2013 y 2016, cuando una epidemia se cobró más de 11.000 vidas en África Occidental -Liberia, Sierra Leona y Guinea-.
 
El Programa Mundial de Alimentos (PMA) también ha ayudado a la OMS a establecer un puente aéreo entre Kinshasa, Mbandaka y las zonas afectadas, con vuelos seis días a la semana para entregar suministros y personal.
 
Un total de 39 casos
 
El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, visitó, recientemente, la ciudad de Bikoro, en el noroeste de la República Democrática del Congo (RDC), para evaluar la respuesta a la situación en la zona, donde se han reportado, hasta el momento, un total de 39 casos, dos de ellos confirmados, 20 probables (18 muertes) y 17 sospechosos.
 
Aprovechando su visita, el director general de la OMS se reunió con el presidente de la República Democrática del Congo, Joseph Kabila, y el ministro de Salud del país africano, Oly Ilunga Kalenga, para revisar los pasos dados hasta el momento y acordar actuaciones conjuntas.
 
"Estoy impresionado por la actuación desde el primer día del Gobierno de la RDC. He visto de primera mano los esfuerzos que las autoridades sanitarias nacionales y todos nuestros socios están haciendo para contener el borte", señaló Tedros Adhanom Ghebreyesus, que ha encabezado una delegación de la OMS con, entre otros, el director regional de la OMS en África, Matshidiso Moeti, y el director general adjunto de la OMS para la Preparación y Respuesta ante Emergencias, Peter Salama.
 
Moeti también felicitó al Gobierno del Congo por su "rapidez" a la hora de declarar el brote pero, sin embargo, se ha mostrado "preocupado" por la proximidad a los centros urbanos de los casos reportados de ébola hasta ahora. Y es que Bikoro está a unos 150 kilómetros de Mbandaka, capital de la provincia de Equateur, una zona del país "muy difícil de alcanzar".
 
Desde el pasado ocho de mayo, la OMS está movilizando expertos y coordinando socios, así como proporcionando suministros y equipos para intentar frenar el brote. Además, como se ha puesto de manifiesto con la visita de su director general, están trabajando con el Ministerio de Salud para reunir y analizar muestras, realizar seguimientos y llevando a cabo un análisis retrospectivo de la cadena de transmisión para comprender mejor el brote.